Una txapa sobre drogas

teens

A la hora de tratar el tema de las drogas con nuestros hijos e hijas es bueno que, como madres y padres, nos sentemos y afrontemos nuestros propios miedos, que asumamos nuestra responsabilidad y, desde ahí, tratemos de informar, orientar, eliminar las creencias erróneas y alertar acerca de los peligros del consumo de drogas. Es nuestra responsabilidad y nuestro deber hablar con ellos y ellas. Haciéndolo es más fácil minimizar los riesgos asociados a estos consumos. Por ello, desde Zeuk Esan, te animamos a que nos llames al 116.111 para obtener información y orientación sobre cómo hacerlo.

De momento, os dejamos a continuación la recreación de una “charla” entre dos chavales de 16 años. Entendiendo la forma y los códigos que ellos y ellas manejan, nos será más fácil sentarnos a soltarles una txapa sobre las drogas.

Sara: ¡¿Otro porro?! ¿Pero qué haces tío? ¡Te vas a quedar “atontao”!

Dani: ¿Qué dices tía? A mí no me afecta… La peña que está atontada es porque viene así de serie o les afecta más… A mí me ayuda a relajarme y ver de diferente forma las movidas… Anda que no fuma gente y no pasa nada…

Sara: No, ¡qué va! Que se quedan paraos, muchos no hablan y, si lo hacen, dicen tonterías… Se les olvida de qué estaban hablando, piensan cosas raras y no me digas que no, porque todos empezasteis con un porrito y ahora mira, estáis todo el día fumaos… Por cierto, ya dicho sea de paso, esa mierda que te metiste el fin de semana, te puso gilipollas estabas de mala leche todo el rato, súper agresivo, ibas de guay, me daba entre pena y vergüenza verte, casi me metes en un jaleo y encima la pagaste conmigo…

Dani: Ya estamos… No es por lo que me metí. Esos tíos llevaban mirándome mal toda la noche, no tengo porque aguantar eso, me cabreé y punto.

Sara: ¿No piensas dejarlo?

Dani: ¡A ver! Que sólo lo hago los fines de semana…

Sara: El otro día hable con mi madre de este tema y me contó que en su cuadrilla muchos han fumado porros y se han metido de todo, que los que empiezan normalmente prueban cosas nuevas y van escalando y eso es peligroso. Muchos de los que eran sus amigos se han ido alejando y quedando solos por verse diferentes debido a sus paranoias, otros han acabado deprimidos o con un montón de ansiedad, dejaron de estudiar y fueron a por dinero fácil. Encima, que sepas que siguen metiéndose “sólo” los fines de semana con 40 y pico años, lo que no significa que no estén enganchados… Y otros no tuvieron tanta suerte y murieron, no te pienses que les hizo falta heroína, uno con una simple raya de no sé qué, ahí se quedó… Y otro medio cuerpo paralizado… Por no contar toda la cantidad de achaques que les pegan, están de todo menos sanos…

Dani: Fijo que tu madre exageró para que no te dé por ahí. ¡No hagas que me emparanoie, eh! Yo no me metido contigo…

Sara: No exagero ni me meto contigo, si te jode que te hable tan clarito te jodes… ¿A ti no te hablan de eso o qué?

Dani: No yo creo que están mejor así, que piensan que, si me hablan de esto, me va dar por probar. Para mí que de los ojos que llevo a casa tienen que darse cuenta pero pasan, y de lo “otro” ni enterarse, ya me preocupo yo de esconderlo bien todo… ¡Además que no me rayes te estoy diciendo! Yo no estoy enganchado a nada tía: hago deporte y la poca mierda que me meto la sudo en el fútbol… Cuántos famosos lo hacen y míralos… Tu madre sólo te ha hablado de los cuatro tiraos que andan por la calle… Deja de darme la chapa porque al final voy a pasar de quedar contigo, todo el día con lo mismo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *