“Mis Derechos son un Tesoro”. Día Internacional de los Derechos de la Infancia y la Adolescencia

Derecho a la propia identidad, derecho a la salud, al tiempo libre, a la salud, al bienestar a la protección… Todas las personas tienen/tenemos estos y otros derechos por el hecho de serlo y las niñas, niños y adolescentes, obviamente, también.

Y éste, el colectivo de infancia y adolescencia, merece una atención especial y, por tanto, sus derechos merecen ser tratados como un tesoro.

Y, por ello, hoy, martes 20 de noviembre, día en que se conmemora que en el año 1989 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño/a, queremos recordar a la sociedad que los niños, niñas y adolescentes son nuestro tesoro y que proteger y promover sus derechos es nuestro deber. Por eso, nuestro lema en 2012 es “los derechos de la infancia y de la adolescencia son un tesoro que debemos proteger”.

Y ya de paso os queremos lanzar unas preguntas: ¿Creéis que la sociedad cuida suficientemente este tesoro? ¿Qué se podría hacer para mejorar el bienestar y los derechos de niños, niñas y adolescentes? Podéis darnos vuestra opinión en el espacio destinado a los comentarios de este mismo blog o en el evento que hemos creado en Tuenti y en Facebook.

Empatía para superar el Conflicto Madres/Padres versus Adolescentes

“Es que mi madre piensa que todavía soy un crío y que no pienso en esas cosas”. Esto nos decía, hace poco, un chico por teléfono. Con esas cosas se refería a sus primeras inquietudes de carácter sexual. Unas primeras dudas que había empezado callándose pero que ya no aguantó más y que tuvo que acabar compartiendo con sus padres. Y todo porque, hasta hacía poco tiempo, sus padres habían sido esos referentes que le recogían y que le resolvían todas esas dudas que le acuciaban cuando era más pequeño. Ahora no. Bienvenido a la adolescencia, amigo.

Con 14 años, este tipo de situaciones son difíciles tanto para los chavales y chavalas como para los propios progenitores. Efectivamente, muchas madres y padres siguen viendo a sus vástagos como esos niños y niñas que, hasta hace cuatro días, iban con ellos los domingos por la tarde. Pero, no queridas madres, no, queridos padres… Bienvenidas/os a la adolescencia.

El verdadero problema deviene cuando además de que, efectivamente, puede costar entender los nuevos planteamientos, sentimientos y comportamientos de los y las adolescentes, no somos comprensibles con ellos y ellas. Y más cuando, como es el caso, este chico no puede hacer nada por evitarlo. Me explico: este chaval había tanteado a sus padres, había sondeado qué opinaban ellos en cuanto a la posibilidad (certeza para él) de que le gustasen los chicos. Desgraciadamente, en este caso, obtuvo como respuesta una reacción desmedida del tipo “quítate esas cosas de la cabeza“, “no digas tonterías“, “tú eres normal“, “no nos decepciones” o la ya citada “si tú todavía eres un niño“.

Continuar leyendo “Empatía para superar el Conflicto Madres/Padres versus Adolescentes”

Lo Normal que es Discutir; lo Difícil que Resulta Hablar

Familia

Recibimos muchas llamadas en el 116.111 de chavales y chavalas adolescentes quejándose de que discuten mucho con sus padres y madres; diciendo que no les dejan hacer nada, que son unos pelmas… En la mayor parte de esos casos, solemos dar siempre la misma respuesta: es lo normal. Y es que lo es. Es normal que con 13 o 14 años se discuta con los padres, que haya broncas, que no se tengan las mismas opiniones, etcétera. Es ley de vida, es un comportamiento propio del desarrollo humano que, en general, a casi todas y todos nos ha pasado.

De hecho, una prueba de esta normalidad suele darse con el hecho de que son escasísimas las llamadas de adultos, de madres y padres, que llaman quejándose porque discuten mucho con sus hijos e hijas. Alguna ha habido pero, desgraciadamente, han sido en las que la situación se ha vuelto extrema y los chavales se han convertido en auténticos tiranos sobre sus padres. Pero hoy no vamos a hablar de esas casuísticas, si no que vamos a seguir en términos de normalidad. Para ello, volvamos a los chavales.

Así, después de devolverles que, en nuestra opinión, el hecho de que discutan con sus padres y madres es normal, lo segundo que les solemos decir es que, de alguna u otra manera, traten de hablar con ellos. Cuando se les orienta a ello, muchos chicos y chicas casi hasta se ríen; no visualizan esa posibilidad; no acaban viéndose sentados junto a sus padres hablando, tratando de solucionar los motivos de sus discusiones, intentando llegar a acuerdos…

Estas reacciones nos llevan a pensar lo importante que es practicar la comunicación familiar desde la infancia. Estamos seguros de que si existe un hábito de hablar las cosas, si hay establecido en la familia un tiempo al día para tratar las cosas que la afectan, incluyendo a todos los miembros de la misma, incluídos los hijos e hijas, desde que son pequeños y pequeñas, una vez lleguen a la adolescencia y discutan con los padres (que lo harán), muchos de estos chicos y chicas no se sentirán extrañados cuando un profesional le diga, al otro lado del teléfono, que traten de hablar con sus padres.

Y, evidentemente, esta práctica puede ser muy útil, tanto para chavales como para padres, no sólo en lo que respecta a las discusiones propias de la adolescencia; si existe la costumbre de hablar entre progenitores y descendencia, será muy fácil que se pueda encarar con muchas garantías de éxito conversaciones relacionadas con la sexualidad, las drogas, las emociones y otros muchos temas, pero de éso, ya, hablaremos otro día.