Convivencia en verano

Hoy mi hijo, me ha mirado muy serio y me ha dicho que teníamos que hablar. Cuando me dice eso, me paro y me agarro, por lo que pueda venir.

Al final, he respirado, porque el tema, aunque tiene miga, no era tan grave. casa-pueblo

Propone traerse de vacaciones a un amigo. Uno muy majo, que no da guerra, que se enrolla muy bien, que come poco y cabe donde cabe una silla….(como aquella lavadora, ¿alguien se acuerda?).

A mí esto me ha traído recuerdos de hace un puñado de años, con los mismos que él tiene ahora. Invitabas  a tu mejor amigo al pueblo para que conociera y compartiera tu otra vida, la de las vacaciones salvajes en un pueblo perdido en donde hace sol y calor o sol y frío. Donde no hay hora de entrada, donde la casa es antiquísima y recorrerla por todos sus rincones da escalofríos, las cuadras, el pajar… (Es genial ver la cara de la gente cuando se lleva una telaraña pegada a la cara…) Presentarlo a tus amigos, que vienen de toda la geografía del país y os veis una vez al año y os conocéis desde pequeños…y sois completamente distintos. En la misma ciudad nunca habríais salido juntos, seríais “enemigos naturales”, pero en el pueblo en vacaciones y siendo sólo cuatro gatos, se hace gala de la más exquisita convivencia para poder pasar el verano divertido…

Pues sí, vaya recuerdos. Y aquí le tengo intentando explicarme sus razones de por qué quiere llevarle y para qué…y que pueden dormir en el suelo, (porque entre tíos y primos la casa está llena)…y si no en tienda de campaña…Y pones cara seria, como de que sopesas la situación, ”lo hablaré con tu padre y con la abuela, que es su casa y es la que manda”… “¿Ya le has explicado a tu amigo cómo es aquello, que no hay tele, ni tienda de chuches, ni consolas, ni cobertura telefónica, lo cual incluye Internet?”. Y te dice a todo que sí….

Me veo igualita que mis padres hace todos esos años, repitiendo las mismas advertencias.

Pero lo más difícil siempre era la convivencia.

Los mayores buscan tranquilidad y los jóvenes se aburren y buscan marcha…La casa llena de parientes, toda la familia al completo, y las orejas comienzan a echar humo…y los jóvenes, que llegan tarde y piden salir a pueblos lejanos que hay que ir y volver en coche….

Lo más difícil, insisto, era la convivencia, cuando presentabas tu mejor amigo del invierno a tus mejores amigos del verano y se miraban raro, como midiéndose, y se echaban el pulso, mirada crítica… y tú sabías seguro, segurísimo, que si querían, si todos ponían de su parte, sería genial….

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *