“La profe me tiene manía”

El Profe me tiene Manía

– Pues mire, señorita, resulta que a mi hijo le tiene manía su profesor de matemáticas. No sé por qué, ya que mi chaval nunca ha dado problemas, en casa es un cielo y, además, no se va a quedar callado en clase cuando contempla algo que le parece injusto y tendrá que contestar al profesor, ¿no? Que ya no vivimos en una dictadura… Y además, qué pasa, que en la clase de este señor tienen que estar los chavales como en misa o qué… Vamos, que le llamaba para ver qué podía hacer para denunciar este mal trato que este señor le está ocasionando a mi hijo, que el pobre ya no quiere ir a su clase y dice que seguro que va a suspender todas por la manía que le tiene este señor, si se le puede llamar así…
Pues sí, alguna vez, en el 116.111, hemos recibido alguna llamada así. Padres y madres que defienden a sus hijos o hijas a capa y espada ante la supuesta injusticia que sus vástagos están viviendo en el aula ante un malvado profesor o profesora. Lo curioso de todo es que, muchas de estas veces, cuando se les orienta a que lo mejor es que vayan a hablar con ese demoníaco profesional, dicen que no, que ellos o ellas no tienen nada que hablar con ese señor o señora… O dicen que ya lo han hecho pero que no se han sentido bien atendidos… Entonces, sin negarles su versión de los hechos, se les recomienda que acudan al equipo directivo del centro en el que está su hija o hijo, pero dicen que no merece la pena porque, seguro, se ponen de parte del profesor o profesora que tienen manía a su chaval o chavala…

Y, aún teniendo en cuenta que puede que en alguna ocasión ese menor puede, efectivamente, estar siendo menospreciado o no tratado con el respeto que se merece por parte de su maestro o maestra, nos encontramos con que, la mayoría de las veces, este chico o chica tiene buena parte de responsabilidad en que la supuesta situación de manía se perpetúe. O, simplemente, es que se está aplicando el régimen normativo del centro y, evidentemente, éso molesta a madres y padres, digamos, pelín susceptibles.

Con todo, está muy bien dar un voto de confianza a nuestros hijos e hijas, creer su versión y no cuestionarla en principio, pero, como en otros muchos ámbitos de nuestras vidas, es conveniente conocer todas las impresiones, todas las partes, sobre todo cuando se pone en cuestión la figura de una autoridad para nuestros adolescentes. Es importante que vean que no cuestionamos, desde casa, las normas de un lugar tan importante como la escuela o el instituto y, de ahí, la importancia por contrastar esa supuesta manía.

Afortunadamente, en algunas de esas llamadas recibidas en el 116.111, se ha llegado a hablar con los menores, se ha llegado a leer algunos de los partes que éstos han recibido en el centro y se ha comprobado que, como decíamos antes, nuestros hijos, a menudo, tienen buena parte de responsabilidad.

En estos casos, no querremos menos a nuestros hijos porque escuchemos a la otra parte del conflicto e incluso si les tenemos que acabar quitando la razón o les acabemos diciendo “no, no te tiene manía“… Todo lo contrario: les estaremos enseñando, educando que no todo vale, les estaremos fomentando el valor de la responsabilidad propia y les demostraremos que la incondicionalidad parental no consiste en creerles todo y en darles la razón como a los tontos, precisamente porque son nuestros hijos e hijas y no les queremos tratar así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *